Quienes Somos

NUESTRA HISTORIA

En 1989, la arqueóloga Ana María Barón inició este proyecto inspirado en su investigación de las ruinas de la Aldea de Tulor (800 aC / 2.800 AP), cuyas excavaciones iniciara a principios de la década de los ’80. Basada en la información recogida durante este trabajo, emprende la construcción de una réplica de las casas de la aldea en las cercanías del sitio arqueológico, las que se preservan hasta la actualidad como un atractivo turístico de la zona.

El hotel fue construido de acuerdo al patrón arquitectónico circular de la Aldea de Tulor, con adobe, maderas y fibras locales, elementos trabajados por “artesanos” atacameños, siendo el restorán el espacio más fiel a dicha arquitectura, pues se privilegiaron las maderas y fibras locales en su techumbre. En la fase de expansión del hotel se mantuvieron estas características, incorporándose decorado con el arte rupestre presente en toda la región.

En un predio poblado de algarrobos y chañares, especies arbóreas nativas de los oasis del desierto de Atacama y que han sido conservadas a través de los años por Ana María, se puede apreciar de forma estilizada, el hábitat que pudo haber tenido la milenaria Aldea de Tulor.

En dicho escenario, esperamos que nuestros huéspedes sientan la calidez y protección del hábitat desértico por excelencia.

Frontis Hotel